Welcome to my blog! My name is Alejandro del Río and I am an engineer & entrepreneur from Guadalajara, México. I write about technology, startups and code.

faa5971
Wed Sep 9 15:23:33 2015 -0600
File-renaming
3992fe0
Mon Sep 21 01:08:06 2015 -0600
Final-fixes-to-articles
6648f80
Mon Sep 21 23:03:31 2015 -0600
Update-spa.md
a7bc968
Mon Sep 21 23:05:16 2015 -0600
Update-spa.md
acd3a46
Mon Sep 21 23:11:24 2015 -0600
Update-spa.md
7015373
Tue Sep 22 15:12:37 2015 -0600
Update-spa.md
9501fa0
Mon Nov 2 23:47:20 2015 -0600
Eng-translation
f40144c
Mon Nov 9 02:11:32 2015 -0600
Removed-duo-eng-file
03858e6
Sat Dec 12 22:08:53 2015 -0800
Random-article-improvements
fb2b769
Tue Mar 22 22:50:07 2016 -0700
Disinflate
cb3b76b
Tue Mar 22 22:52:15 2016 -0700
Ok-I-m-now-ready-to-translate-this-art
f30b5ff
Sun Apr 17 01:30:27 2016 -0700
Image-relocation-testing
6d9ca39
Sun Apr 17 01:43:18 2016 -0700
Arregl-los-links-de-las-imagenes
2533c5c
Tue Jun 4 00:53:15 2019 -0500
Update-100-duolingo

spa 01 2015

100 días en Duolingo

El día de ayer completé mis primeros 100 dias seguidos de mi clase online de Italiano en Duolingo y debo mencionar que estoy muy contento con mis avances! Si bien es cierto que el italiano se parece mucho al español, una vez que deseas empezarlo a hablar o escribir resulta bastante difícil. En especial me resulta difícil no saber si una palabra realmente existe en italiano o si la estoy “italianizando” del español.

El sistema de enseñanza de Duolingo me parece muy ingenioso. Mis primeras lecciones eran sobre aprender palabras sencillas como gatto (gato) y latte (leche), para despues, de manera muy natural, empezar a formar frases mas complejas como i miei gatti bevono latte (mis gatos beben leche), esta frase fué por cierto, una de las las primeras frases en italiano que aprendí. Justo cuando terminaba el día 100 me enteraba que según los cálculos de Duolingo, ahora puedo leer el 54.3% de los textos en italiano, es una estadística que me impresionó bastante para ser un estudio “informal” al cual le dedico cerca de 10 minutos al día.

Aun así, siempre he tenido mis dudas sobre qué tan efectivo es aprender un nuevo lenguaje via online, por una parte me parece bastante cómodo aprender desde casa sin que tener que ir a una aula, pero al mismo tiempo siempre tengo la sensación de que quizás no le estoy dando la suficiente seriedad y formalidad a algo tan complicado como lo es aprender un lenguaje nuevo…

Empezar a aprender un nuevo lenguaje vía online no es fácil, creo que es algo que demanda una gran disciplina. No tiene sentido empezar a aprender solo para dejar de practicar días o semanas después. Supongo que esto le ha pasado a cualquiera que inicie a aprender un nuevo lenguaje.

“Por causas especiales no completaré mi sesión de Chino el día de hoy.”

“Estoy muy cansado el día de hoy… Pero mañana haré el doble de las lecciones.”

Por experiencia propia cuando me veo a mi mismo pensando en frases como las anteriores, ya sea aprendiendo un nuevo lenguaje o cualquier otra habilidad, sé que hasta ahí habrá llegado mi aprendizaje y que meses después recordaré solo aquellas palabras o conceptos que por algún momento me fascinaron. Seguramente en los recuerdos de muchos de nosotros vagan frases y palabras dispersas de aquellos lenguajes que alguna vez admiramos de manera obsesiva por un corto tiempo.

En fin, espero seguir teniendo la disciplina para seguir aprendiendo este lenguaje y escribir el próximo artículo que espero se llame “200 días en Duolingo”.

Arrivederci! (Hasta pronto!)

spa 01 2015

100 días en Duolingo

El día de ayer completé mis primeros 100 dias seguidos de mi clase online de Italiano en Duolingo el sitio web para aprender, de manera gratuita, nuevos lenguajes. Debo mencionar que estoy bastante contento con mis avances. He mejorado bastante mi italiano; si bien es cierto que el italiano se parece mucho al español, una vez que quieres empezar a hablarlo o a comunicarte con alguien por escrito, resulta bastante difícil.

En especial me resulta dificil no saber si una palabra realmente existe en italiano o si simplemente parece que está en italiano. Muchas palabras del español las puedes encontrar en italiano con solo agregar una vocal al final. Cerca del 98% de las palabras en italiano terminan en vocal. Y esto muchas veces me hace pensar que puedo “empezare a hablare en italiano agregando una e al finale”, pero en realidad la mayoría de las veces es una italianización del español.

El sistema de enseñanza de Duolingo me parece muy ingenioso. Mis primeras lecciones eran sobre aprender palabras sencillas como gatto (gato) y latte (leche), para despues, de manera muy natural, empezar a formar frases mas complejas como i miei gatti bevono latte (mis gatos beben leche), esta frase fué por cierto, una de las las primeras frases en italiano que aprendí.

Justo cuando terminaba el día 100 me enteraba que según los cálculos de Duolingo, ahora puedo leer el 54.3% de los textos en italiano, es una estadística que me impresionó bastante para ser un estudio “informal” al cual le dedico cerca de 10 minutos al día. El sistema de Duolingo es muy inteligente, es dificil explicarlo pero se podria decir que Duolingo te obliga a tener aciertos de tal manera que te mantiene siempre interesado en seguir aprendiendo. Una vez que aprendes una nueva palabra no te la pregunta de nuevo segundos despues (Duolingo sabe que sabes dicha palabra) pero tampoco se espera a que se te haya olvidado, te la pregunta en el momento justo en el que por poco la olvidas, al recordarla satisfactoriamente se queda grabada en la memoria quizas no tanto por el significado de la palabra sino por el buen recuerdo de haber recordado algo que casi olvidas.

Aun así, debo mencionar que siempre he tenido mis dudas sobre qué tan efectivo es aprender un nuevo lenguaje via online, por una parte me parece bastante cómodo aprender desde casa sin que tener que ir a una aula, pero al mismo tiempo siempre tengo la sensación de que quizás no le estoy dando la suficiente seriedad y formalidad a algo tan complicado como lo es aprender un lenguaje nuevo…

Empezar a aprender un nuevo lenguaje vía online no es fácil, es algo que demanda una gran disciplina. No tiene sentido empezar a aprender solo para dejar de practicar días o semanas después. Supongo que esto le ha pasado a cualquiera que inicie a aprender un nuevo lenguaje.

“Por causas especiales no completaré mi sesión de Chino el día de hoy.”

“Estoy muy cansado el día de hoy… Pero mañana haré el doble de las lecciones.”

Por experiencia propia, cuando me veo a mi mismo pensando en frases como las anteriores, ya sea aprendiendo un nuevo lenguaje o cualquier otra habilidad, sé que hasta ahí habrá llegado mi aprendizaje y que meses después recordaré solo aquellas palabras o conceptos que por algún momento me fascinaron. Estoy seguro de que en la memoria de muchos de nosotros vagan frases y palabras dispersas de aquellos lenguajes que alguna vez admiramos de manera obsesiva, por un corto tiempo.

En fin, espero seguir teniendo la disciplina para seguir aprendiendo este lenguaje y escribir el próximo artículo que espero se llame “200 días en Duolingo”.

Arrivederci! (Pronunciado “arrivederchi”, significa “Hasta pronto!”)

spa 01 2015

100 días en Duolingo

El día de ayer completé mis primeros 100 dias seguidos de mi clase online de Italiano en Duolingo el sitio web para aprender, de manera gratuita, nuevos lenguajes. Debo mencionar que estoy bastante contento con mis avances. He mejorado bastante mi italiano; si bien es cierto que el italiano se parece mucho al español, una vez que quieres empezar a hablarlo o a comunicarte con alguien por escrito, resulta bastante difícil.

En especial me resulta difícil no saber si una palabra realmente existe en italiano o si simplemente parece que está en italiano. Muchas palabras del español las puedes encontrar en italiano con solo agregar una vocal al final. Cerca del 98% de las palabras en italiano terminan en vocal. Y esto muchas veces me hace pensar que puedo “empezare a hablare en italiano agregando una e al finale”, pero en realidad la mayoría de las veces es una italianización del español.

El sistema de enseñanza de Duolingo me parece muy ingenioso. Mis primeras lecciones eran sobre aprender palabras sencillas como gatto (gato) y latte (leche), para despues, de manera muy natural, empezar a formar frases más complejas como i miei gatti bevono latte (mis gatos beben leche), esta frase fue por cierto, una de las primeras frases en italiano que aprendí.

Justo cuando terminaba el día 100 me enteraba que según los cálculos de Duolingo, ahora puedo leer el 54.3% de los textos en italiano, es una estadística que me impresionó bastante para ser un estudio “informal” al cual le dedico cerca de 10 minutos al día. El sistema de Duolingo es muy inteligente, es difícil explicarlo pero se podría decir que Duolingo te obliga a tener aciertos de tal manera que te mantiene siempre interesado en seguir aprendiendo. Una vez que aprendes una nueva palabra no te la pregunta de nuevo segundos después (Duolingo sabe que sabes dicha palabra) pero tampoco se espera a que se te haya olvidado, te la pregunta en el momento justo en el que por poco la olvidas, al recordarla satisfactoriamente se queda grabada en la memoria quizás no tanto por el significado de la palabra sino por el buen recuerdo de haber recordado algo que casi olvidas.po

Aun así, debo mencionar que siempre he tenido mis dudas sobre qué tan efectivo es aprender un nuevo lenguaje vía online, por una parte me parece bastante cómodo aprender desde casa sin que tener que ir a una aula, pero al mismo tiempo siempre tengo la sensación de que quizás no le estoy dando la suficiente seriedad y formalidad a algo tan complicado como lo es aprender un lenguaje nuevo…

Empezar a aprender un nuevo lenguaje vía online no es fácil, es algo que demanda una gran disciplina. No tiene sentido empezar a aprender solo para dejar de practicar días o semanas después. Supongo que esto le ha pasado a cualquiera que inicie a aprender un nuevo lenguaje.

“Por causas especiales no completaré mi sesión de Chino el día de hoy.”

“Estoy muy cansado el día de hoy… Pero mañana haré el doble de las lecciones.”

Por experiencia propia, cuando me veo a mi mismo pensando en frases como las anteriores, ya sea aprendiendo un nuevo lenguaje o cualquier otra habilidad, sé que hasta ahí habrá llegado mi aprendizaje y que meses después recordaré solo aquellas palabras o conceptos que por algún momento me fascinaron. Estoy seguro de que en la memoria de muchos de nosotros vagan frases y palabras dispersas de aquellos lenguajes que alguna vez admiramos de manera obsesiva, por un corto tiempo.

En fin, espero seguir teniendo la disciplina para seguir aprendiendo este lenguaje y escribir el próximo artículo que espero se llame “200 días en Duolingo”.

Arrivederci! (Pronunciado “arrivederchi”, significa “Hasta pronto!”)

spa 01 2015

100 días en Duolingo

El día de ayer completé mis primeros 100 dias seguidos de mi clase online de Italiano en Duolingo el sitio web para aprender, de manera gratuita, nuevos lenguajes. Debo mencionar que estoy bastante contento con mis avances. He mejorado bastante mi italiano; si bien es cierto que el italiano se parece mucho al español, una vez que quieres empezar a hablarlo o a comunicarte con alguien por escrito, resulta bastante difícil.

En especial me resulta difícil no saber si una palabra realmente existe en italiano o si simplemente parece que está en italiano. Muchas palabras del español las puedes encontrar en italiano con solo agregar una vocal al final. Cerca del 98% de las palabras en italiano terminan en vocal. Y esto muchas veces me hace pensar que puedo “empezare a hablare en italiano agregando una e al finale”, pero en realidad la mayoría de las veces es una italianización del español.

El sistema de enseñanza de Duolingo me parece muy ingenioso. Mis primeras lecciones eran sobre aprender palabras sencillas como gatto (gato) y latte (leche), para después, de manera muy natural, empezar a formar frases más complejas como i miei gatti bevono latte (mis gatos beben leche), esta frase fue por cierto, una de las primeras frases en italiano que aprendí.

Justo cuando terminaba el día 100 me enteraba que según los cálculos de Duolingo, ahora puedo leer el 54.3% de los textos en italiano, es una estadística que me impresionó bastante para ser un estudio “informal” al cual le dedico cerca de 10 minutos al día. El sistema de Duolingo es muy inteligente, es difícil explicarlo pero se podría decir que Duolingo te obliga a tener aciertos de tal manera que te mantiene siempre interesado en seguir aprendiendo. Una vez que aprendes una nueva palabra no te la pregunta de nuevo segundos después (Duolingo sabe que sabes dicha palabra) pero tampoco se espera a que se te haya olvidado, te la pregunta en el momento justo en el que por poco la olvidas, al recordarla satisfactoriamente se queda grabada en la memoria quizás no tanto por el significado de la palabra sino por el buen recuerdo de haber recordado algo que casi olvidas.

Aun así, debo mencionar que siempre he tenido mis dudas sobre qué tan efectivo es aprender un nuevo lenguaje vía online, por una parte me parece bastante cómodo aprender desde casa sin que tener que ir a una aula, pero al mismo tiempo siempre tengo la sensación de que quizás no le estoy dando la suficiente seriedad y formalidad a algo tan complicado como lo es aprender un lenguaje nuevo…

Empezar a aprender un nuevo lenguaje vía online no es fácil, es algo que demanda una gran disciplina. No tiene sentido empezar a aprender solo para dejar de practicar días o semanas después. Supongo que esto le ha pasado a cualquiera que inicie a aprender un nuevo lenguaje.

“Por causas especiales no completaré mi sesión de Chino el día de hoy.”

“Estoy muy cansado el día de hoy… Pero mañana haré el doble de las lecciones.”

Por experiencia propia, cuando me veo a mi mismo pensando en frases como las anteriores, ya sea aprendiendo un nuevo lenguaje o cualquier otra habilidad, sé que hasta ahí habrá llegado mi aprendizaje y que meses después recordaré solo aquellas palabras o conceptos que por algún momento me fascinaron. Estoy seguro de que en la memoria de muchos de nosotros vagan frases y palabras dispersas de aquellos lenguajes que alguna vez admiramos de manera obsesiva, por un corto tiempo.

En fin, espero seguir teniendo la disciplina para seguir aprendiendo este lenguaje y escribir el próximo artículo que espero se llame “200 días en Duolingo”.

Arrivederci! (Pronunciado “arrivederchi”, significa “Hasta pronto!”)

spa 01 2015

100 días en Duolingo

El día de ayer completé mis primeros 100 dias seguidos de mi clase online de Italiano en Duolingo el sitio web para aprender, de manera gratuita, nuevos lenguajes. Debo mencionar que estoy bastante contento con mis avances. He mejorado bastante mi italiano; si bien es cierto que el italiano se parece mucho al español, una vez que quieres empezar a hablarlo o a comunicarte con alguien por escrito, resulta bastante difícil.

En especial me resulta difícil no saber si una palabra realmente existe en italiano o si simplemente parece que está en italiano. Muchas palabras del español las puedes encontrar en italiano con solo agregar una vocal al final. Cerca del 98% de las palabras en italiano terminan en vocal. Y esto muchas veces me hace pensar que puedo “empezare a hablare en italiano agregando una e al finale”, pero en realidad la mayoría de las veces es una italianización del español.

El sistema de enseñanza de Duolingo me parece muy ingenioso. Mis primeras lecciones eran sobre aprender palabras sencillas como gatto (gato) y latte (leche), para después, de manera muy natural, empezar a formar frases más complejas como i miei gatti bevono latte (mis gatos beben leche), esta frase fue por cierto, una de las primeras frases en italiano que aprendí.

Justo cuando terminaba el día 100 me enteraba que según los cálculos de Duolingo, ahora puedo leer el 54.3% de los textos en italiano, es una estadística que me impresionó bastante para ser un estudio “informal” al cual le dedico cerca de 10 minutos al día. El sistema de Duolingo es muy inteligente, es difícil explicarlo pero se podría decir que Duolingo te obliga a tener aciertos de tal manera que te mantiene siempre interesado en seguir aprendiendo. Una vez que aprendes una nueva palabra no te la pregunta de nuevo segundos después (Duolingo sabe que sabes dicha palabra) pero tampoco se espera a que se te haya olvidado, te la pregunta en el momento justo en el que por poco la olvidas, al recordarla satisfactoriamente se queda grabada en la memoria quizás no tanto por el significado de la palabra sino por el buen recuerdo de haber recordado algo que casi olvidas.

Aun así, debo mencionar que siempre he tenido mis dudas sobre qué tan efectivo es aprender un nuevo lenguaje vía online, por una parte me parece bastante cómodo aprender desde casa sin que tener que ir a una aula, pero al mismo tiempo siempre tengo la sensación de que quizás no le estoy dando la suficiente seriedad y formalidad a algo tan complicado como lo es aprender un lenguaje nuevo…

Empezar a aprender un nuevo lenguaje vía online no es fácil, es algo que demanda una gran disciplina. No tiene sentido empezar a aprender solo para dejar de practicar días o semanas después. Supongo que esto le ha pasado a cualquiera que inicie a aprender un nuevo lenguaje.

“Por causas especiales no completaré mi sesión de Chino el día de hoy.”

“Estoy muy cansado el día de hoy… Pero mañana haré el doble de las lecciones.”

Por experiencia propia, cuando me veo a mi mismo pensando en frases como las anteriores, ya sea aprendiendo un nuevo lenguaje o cualquier otra habilidad, sé que hasta ahí habrá llegado mi aprendizaje y que meses después recordaré solo aquellas palabras o conceptos que por algún momento me fascinaron. Estoy seguro de que en la memoria de muchos de nosotros vagan frases y palabras dispersas de aquellos lenguajes que alguna vez admiramos de manera obsesiva, por un corto tiempo.

En fin, espero seguir teniendo la disciplina para seguir aprendiendo este lenguaje y escribir el próximo artículo que espero se llame “200 días en Duolingo”. Si a ti también te gusta aprender lenguajes con Duo no olvides seguirme https://www.duolingo.com/adelriosantiago

Arrivederci! (Pronunciado “arrivederchi”, significa “Hasta pronto!”)

spa 01 2015

100 días en Duolingo

El día de ayer completé mis primeros 100 dias seguidos de mi clase online de Italiano en Duolingo el sitio web para aprender, de manera gratuita, nuevos lenguajes. Debo mencionar que estoy bastante contento con mis avances. He mejorado bastante mi italiano; si bien es cierto que el italiano se parece mucho al español, una vez que quieres empezar a hablarlo o a comunicarte con alguien por escrito, resulta bastante difícil.

En especial me resulta difícil no saber si una palabra realmente existe en italiano o si simplemente parece que está en italiano. Muchas palabras del español las puedes encontrar en italiano con solo agregar una vocal al final. Cerca del 98% de las palabras en italiano terminan en vocal. Y esto muchas veces me hace pensar que puedo “empezare a hablare en italiano agregando una e al finale”, pero en realidad la mayoría de las veces es una italianización del español.

El sistema de enseñanza de Duolingo me parece muy ingenioso. Mis primeras lecciones eran sobre aprender palabras sencillas como gatto (gato) y latte (leche), para después, de manera muy natural, empezar a formar frases más complejas como i miei gatti bevono latte (mis gatos beben leche), esta frase fue por cierto, una de las primeras frases en italiano que aprendí.

Justo cuando terminaba el día 100 me enteraba que según los cálculos de Duolingo, ahora puedo leer el 54.3% de los textos en italiano, es una estadística que me impresionó bastante para ser un estudio “informal” al cual le dedico cerca de 10 minutos al día. El sistema de Duolingo es muy inteligente, es difícil explicarlo pero se podría decir que Duolingo te obliga a tener aciertos de tal manera que te mantiene siempre interesado en seguir aprendiendo. Una vez que aprendes una nueva palabra no te la pregunta de nuevo segundos después (Duolingo sabe que sabes dicha palabra) pero tampoco se espera a que se te haya olvidado, te la pregunta en el momento justo en el que por poco la olvidas, al recordarla satisfactoriamente se queda grabada en la memoria quizás no tanto por el significado de la palabra sino por el buen recuerdo de haber recordado algo que casi olvidas.

Aun así, debo mencionar que siempre he tenido mis dudas sobre qué tan efectivo es aprender un nuevo lenguaje vía online, por una parte me parece bastante cómodo aprender desde casa sin que tener que ir a una aula, pero al mismo tiempo siempre tengo la sensación de que quizás no le estoy dando la suficiente seriedad y formalidad a algo tan complicado como lo es aprender un lenguaje nuevo…

Empezar a aprender un nuevo lenguaje vía online no es fácil, es algo que demanda una gran disciplina. No tiene sentido empezar a aprender solo para dejar de practicar días o semanas después. Supongo que esto le ha pasado a cualquiera que inicie a aprender un nuevo lenguaje.

“Por causas especiales no completaré mi sesión de Chino el día de hoy.”

“Estoy muy cansado el día de hoy… Pero mañana haré el doble de las lecciones.”

Por experiencia propia, cuando me veo a mi mismo pensando en frases como las anteriores, ya sea aprendiendo un nuevo lenguaje o cualquier otra habilidad, sé que hasta ahí habrá llegado mi aprendizaje y que meses después recordaré solo aquellas palabras o conceptos que por algún momento me fascinaron. Estoy seguro de que en la memoria de muchos de nosotros vagan frases y palabras dispersas de aquellos lenguajes que alguna vez admiramos de manera obsesiva, por un corto tiempo.

Espero seguir teniendo la disciplina para seguir aprendiendo este lenguaje y escribir el próximo artículo que espero se llame “200 días en Duolingo”. Si a ti también te gusta aprender lenguajes con Duo no olvides seguirme https://www.duolingo.com/adelriosantiago

Arrivederci! (Pronunciado “arrivederchi”, significa “Hasta pronto!”)

spa 01 2015

100 días en Duolingo

El día de ayer completé mis primeros 100 dias seguidos de mi clase online de Italiano en Duolingo el sitio web para aprender, de manera gratuita, nuevos lenguajes. Debo mencionar que estoy bastante contento con mis avances. He mejorado bastante mi italiano; si bien es cierto que el italiano se parece mucho al español, una vez que quieres empezar a hablarlo o a comunicarte con alguien por escrito, resulta bastante difícil.

En especial me resulta difícil no saber si una palabra realmente existe en italiano o si simplemente parece que está en italiano. Muchas palabras del español las puedes encontrar en italiano con solo agregar una vocal al final. Cerca del 98% de las palabras en italiano terminan en vocal. Y esto muchas veces me hace pensar que puedo “empezare a hablare en italiano agregando una e al finale”, pero en realidad la mayoría de las veces es una italianización del español.

El sistema de enseñanza de Duolingo me parece muy ingenioso. Mis primeras lecciones eran sobre aprender palabras sencillas como gatto (gato) y latte (leche), para después, de manera muy natural, empezar a formar frases más complejas como i miei gatti bevono latte (mis gatos beben leche), esta frase fue por cierto, una de las primeras frases en italiano que aprendí.

Justo cuando terminaba el día 100 me enteraba que según los cálculos de Duolingo, ahora puedo leer el 54.3% de los textos en italiano, es una estadística que me impresionó bastante para ser un estudio “informal” al cual le dedico cerca de 10 minutos al día. El sistema de Duolingo es muy inteligente, es difícil explicarlo pero se podría decir que Duolingo te obliga a tener aciertos de tal manera que te mantiene siempre interesado en seguir aprendiendo. Una vez que aprendes una nueva palabra no te la pregunta de nuevo segundos después (Duolingo sabe que sabes dicha palabra) pero tampoco se espera a que se te haya olvidado, te la pregunta en el momento justo en el que por poco la olvidas, al recordarla satisfactoriamente se queda grabada en la memoria quizás no tanto por el significado de la palabra sino por el buen recuerdo de haber recordado algo que casi olvidas.

Aun así, debo mencionar que siempre he tenido mis dudas sobre qué tan efectivo es aprender un nuevo lenguaje vía online, por una parte me parece bastante cómodo aprender desde casa sin que tener que ir a una aula, pero al mismo tiempo siempre tengo la sensación de que quizás no le estoy dando la suficiente seriedad y formalidad a algo tan complicado como lo es aprender un lenguaje nuevo…

Empezar a aprender un nuevo lenguaje vía online no es fácil, es algo que demanda una gran disciplina. No tiene sentido empezar a aprender solo para dejar de practicar días o semanas después. Supongo que esto le ha pasado a cualquiera que inicie a aprender un nuevo lenguaje.

“Por causas especiales no completaré mi sesión de Chino el día de hoy.”

“Estoy muy cansado el día de hoy… Pero mañana haré el doble de las lecciones.”

Por experiencia propia, cuando me veo a mi mismo pensando en frases como las anteriores, ya sea aprendiendo un nuevo lenguaje o cualquier otra habilidad, sé que hasta ahí habrá llegado mi aprendizaje y que meses después recordaré solo aquellas palabras o conceptos que por algún momento me fascinaron. Estoy seguro de que en la memoria de muchos de nosotros vagan frases y palabras dispersas de aquellos lenguajes que alguna vez admiramos de manera obsesiva, por un corto tiempo.

Espero seguir teniendo la disciplina para seguir aprendiendo este lenguaje y escribir el próximo artículo que espero se llame “200 días en Duolingo”. Si a ti también te gusta aprender lenguajes con Duo no olvides seguirme https://www.duolingo.com/adelriosantiago

Arrivederci! (Pronunciado “arrivederchi”, significa “Hasta pronto!”)

spa 01 2015

100 días en Duolingo

El día de ayer completé mis primeros 100 dias seguidos de mi clase online de Italiano en Duolingo el sitio web para aprender, de manera gratuita, nuevos lenguajes. Debo mencionar que estoy bastante contento con mis avances. He mejorado bastante mi italiano; si bien es cierto que el italiano se parece mucho al español, una vez que quieres empezar a hablarlo o a comunicarte con alguien por escrito, resulta bastante difícil.

En especial me resulta difícil no saber si una palabra realmente existe en italiano o si simplemente parece que está en italiano. Muchas palabras del español las puedes encontrar en italiano con solo agregar una vocal al final. Cerca del 98% de las palabras en italiano terminan en vocal. Y esto muchas veces me hace pensar que puedo “empezare a hablare en italiano agregando una e al finale”, pero en realidad la mayoría de las veces es una italianización del español.

El sistema de enseñanza de Duolingo me parece muy ingenioso. Mis primeras lecciones eran sobre aprender palabras sencillas como gatto (gato) y latte (leche), para después, de manera muy natural, empezar a formar frases más complejas como i miei gatti bevono latte (mis gatos beben leche), esta frase fue por cierto, una de las primeras frases en italiano que aprendí.

Justo cuando terminaba el día 100 me enteraba que según los cálculos de Duolingo, ahora puedo leer el 54.3% de los textos en italiano, es una estadística que me impresionó bastante para ser un estudio “informal” al cual le dedico cerca de 10 minutos al día. El sistema de Duolingo es muy inteligente, es difícil explicarlo pero se podría decir que Duolingo te obliga a tener aciertos de tal manera que te mantiene siempre interesado en seguir aprendiendo. Una vez que aprendes una nueva palabra no te la pregunta de nuevo segundos después (Duolingo sabe que sabes dicha palabra) pero tampoco se espera a que se te haya olvidado, te la pregunta en el momento justo en el que por poco la olvidas, al recordarla satisfactoriamente se queda grabada en la memoria quizás no tanto por el significado de la palabra sino por el buen recuerdo de haber recordado algo que casi olvidas.

Aun así, debo mencionar que siempre he tenido mis dudas sobre qué tan efectivo es aprender un nuevo lenguaje vía online, por una parte me parece bastante cómodo aprender desde casa sin que tener que ir a una aula, pero al mismo tiempo siempre tengo la sensación de que quizás no le estoy dando la suficiente seriedad y formalidad a algo tan complicado como lo es aprender un lenguaje nuevo…

Empezar a aprender un nuevo lenguaje vía online no es fácil, es algo que demanda una gran disciplina. No tiene sentido empezar a aprender solo para dejar de practicar días o semanas después. Supongo que esto le ha pasado a cualquiera que inicie a aprender un nuevo lenguaje.

“Por causas especiales no completaré mi sesión de Chino el día de hoy.”

“Estoy muy cansado el día de hoy… Pero mañana haré el doble de las lecciones.”

Por experiencia propia, cuando me veo a mi mismo pensando en frases como las anteriores, ya sea aprendiendo un nuevo lenguaje o cualquier otra habilidad, sé que hasta ahí habrá llegado mi aprendizaje y que meses después recordaré solo aquellas palabras o conceptos que por algún momento me fascinaron. Estoy seguro de que en la memoria de muchos de nosotros vagan frases y palabras dispersas de aquellos lenguajes que alguna vez admiramos de manera obsesiva, por un corto tiempo.

Espero seguir teniendo la disciplina para seguir aprendiendo este lenguaje y escribir el próximo artículo que espero se llame “200 días en Duolingo”. Si a ti también te gusta aprender lenguajes con Duo no olvides seguirme https://www.duolingo.com/adelriosantiago

Arrivederci! (Pronunciado “arrivederchi”, significa “Hasta pronto!”)

spa 01 2015

100 días en Duolingo

El día de ayer completé mis primeros 100 dias seguidos de mi clase online de Italiano en Duolingo el sitio web para aprender, de manera gratuita, nuevos lenguajes. Debo mencionar que estoy bastante contento con mis avances. He mejorado bastante mi italiano; si bien es cierto que el italiano se parece mucho al español, una vez que quieres empezar a hablarlo o a comunicarte con alguien por escrito, resulta bastante difícil.

En especial me resulta difícil no saber si una palabra realmente existe en italiano o si simplemente parece que está en italiano. Muchas palabras del español las puedes encontrar en italiano con solo agregar una vocal al final. Cerca del 98% de las palabras en italiano terminan en vocal. Y esto muchas veces me hace pensar que puedo “empezare a hablare en italiano agregando una e al finale”, pero en realidad la mayoría de las veces es una italianización del español.

El sistema de enseñanza de Duolingo me parece muy ingenioso. Mis primeras lecciones eran sobre aprender palabras sencillas como gatto (gato) y latte (leche), para después, de manera muy natural, empezar a formar frases más complejas como i miei gatti bevono latte (mis gatos beben leche), esta frase fue por cierto, una de las primeras frases en italiano que aprendí.

Justo cuando terminaba el día 100 me enteraba que según los cálculos de Duolingo, ahora puedo leer el 54.3% de los textos en italiano, es una estadística que me impresionó bastante para ser un estudio “informal” al cual le dedico cerca de 10 minutos al día. El sistema de Duolingo es muy inteligente, es difícil explicarlo pero se podría decir que Duolingo te obliga a tener aciertos de tal manera que te mantiene siempre interesado en seguir aprendiendo. Una vez que aprendes una nueva palabra no te la pregunta de nuevo segundos después (Duolingo sabe que sabes dicha palabra) pero tampoco se espera a que se te haya olvidado, te la pregunta en el momento justo en el que por poco la olvidas, al recordarla satisfactoriamente se queda grabada en la memoria quizás no tanto por el significado de la palabra sino por el buen recuerdo de haber recordado algo que casi olvidas.

Aun así, debo mencionar que siempre he tenido mis dudas sobre qué tan efectivo es aprender un nuevo lenguaje vía online, por una parte me parece bastante cómodo aprender desde casa sin que tener que ir a una aula, pero al mismo tiempo siempre tengo la sensación de que quizás no le estoy dando la suficiente seriedad y formalidad a algo tan complicado como lo es aprender un lenguaje nuevo…

Empezar a aprender un nuevo lenguaje vía online no es fácil, es algo que demanda una gran disciplina. No tiene sentido empezar a aprender solo para dejar de practicar días o semanas después. Supongo que esto le ha pasado a cualquiera que inicie a aprender un nuevo lenguaje.

“Por causas especiales no completaré mi sesión de Chino el día de hoy.”

“Estoy muy cansado el día de hoy… Pero mañana haré el doble de las lecciones.”

Por experiencia propia, cuando me veo a mi mismo pensando en frases como las anteriores, ya sea aprendiendo un nuevo lenguaje o cualquier otra habilidad, sé que hasta ahí habrá llegado mi aprendizaje y que meses después recordaré solo aquellas palabras o conceptos que por algún momento me fascinaron. Estoy seguro de que en la memoria de muchos de nosotros vagan frases y palabras dispersas de aquellos lenguajes que alguna vez admiramos de manera obsesiva, por un corto tiempo.

Espero seguir aprendiendo este lenguaje y escribir el próximo artículo que se llamará “365 días en Duolingo”. Sigueme en https://www.duolingo.com/adelriosantiago.

Arrivederci! (Pronunciado “arrivederchi”, significa “Hasta pronto!”)

spa 01 2015

100 días en Duolingo

El día de ayer completé mis primeros 100 dias seguidos de mi clase online de Italiano en Duolingo el sitio web para aprender, de manera gratuita, nuevos lenguajes. Debo mencionar que estoy bastante contento con lo que he aprendido, he mejorado bastante mi italiano. Algo que noté es que, si bien es cierto que el italiano se parece mucho al español (intenta escuchar un video en Italiano en YouTube y verás a que me refiero), empezar a hablar y a comunicarte con otras personas resulta bastante difícil.

En especial me resulta difícil no saber si una palabra realmente existe en italiano o si simplemente parece que está en italiano. Muchas palabras del español las puedes encontrar en italiano con solo agregar una vocal al final. Cerca del 98% de las palabras en italiano terminan en vocal. Y esto muchas veces me hace pensar que puedo “empezare a hablare en italiano agregando una e al finale”, pero en realidad la mayoría de las veces es una italianización del español.

El sistema de enseñanza de Duolingo me parece muy ingenioso. Mis primeras lecciones eran sobre aprender palabras sencillas como gatto (gato) y latte (leche), para después, de manera muy natural, empezar a formar frases más complejas como i miei gatti bevono latte (mis gatos beben leche), esta frase fue por cierto, una de las primeras frases en italiano que aprendí.

Justo cuando terminaba el día 100 me enteraba que según los cálculos de Duolingo, ahora puedo leer el 54.3% de los textos en italiano, es una estadística que me impresionó bastante para ser un estudio “informal” al cual le dedico cerca de 10 minutos al día. El sistema de Duolingo es muy inteligente, es difícil explicarlo pero se podría decir que Duolingo te obliga a tener aciertos de tal manera que te mantiene siempre interesado en seguir aprendiendo. Una vez que aprendes una nueva palabra no te la pregunta de nuevo segundos después (Duolingo sabe que sabes dicha palabra) pero tampoco se espera a que se te haya olvidado, te la pregunta en el momento justo en el que por poco la olvidas, al recordarla satisfactoriamente se queda grabada en la memoria quizás no tanto por el significado de la palabra sino por el buen recuerdo de haber recordado algo que casi olvidas.

Aun así, debo mencionar que siempre he tenido mis dudas sobre qué tan efectivo es aprender un nuevo lenguaje vía online, por una parte me parece bastante cómodo aprender desde casa sin que tener que ir a una aula, pero al mismo tiempo siempre tengo la sensación de que quizás no le estoy dando la suficiente seriedad y formalidad a algo tan complicado como lo es aprender un lenguaje nuevo…

Empezar a aprender un nuevo lenguaje vía online no es fácil, es algo que demanda una gran disciplina. No tiene sentido empezar a aprender solo para dejar de practicar días o semanas después. Supongo que esto le ha pasado a cualquiera que inicie a aprender un nuevo lenguaje.

“Por causas especiales no completaré mi sesión de Chino el día de hoy.”

“Estoy muy cansado el día de hoy… Pero mañana haré el doble de las lecciones.”

Por experiencia propia, cuando me veo a mi mismo pensando en frases como las anteriores, ya sea aprendiendo un nuevo lenguaje o cualquier otra habilidad, sé que hasta ahí habrá llegado mi aprendizaje y que meses después recordaré solo aquellas palabras o conceptos que por algún momento me fascinaron. Estoy seguro de que en la memoria de muchos de nosotros vagan frases y palabras dispersas de aquellos lenguajes que alguna vez admiramos de manera obsesiva, por un corto tiempo.

Espero seguir aprendiendo este lenguaje y escribir el próximo artículo que se llamará “365 días en Duolingo”. Sigueme en https://www.duolingo.com/adelriosantiago.

Arrivederci! (Pronunciado “arrivederchi”, significa “Hasta pronto!”)

spa 01 2015

100 días en Duolingo

El día de ayer completé mis primeros 100 dias seguidos de mi clase online de Italiano en Duolingo el sitio web para aprender, de manera gratuita, nuevos lenguajes. Debo mencionar que estoy bastante contento con lo que he aprendido, he mejorado bastante mi italiano. Algo que noté es que, si bien es cierto que el italiano se parece mucho al español (intenta escuchar un video en Italiano en YouTube y verás a que me refiero), empezar a hablar y a comunicarte con otras personas resulta bastante difícil.

En especial me resulta difícil no saber si una palabra realmente existe en italiano o si simplemente parece que está en italiano. Muchas palabras del español las puedes encontrar en italiano con solo agregar una vocal al final. Cerca del 98% de las palabras en italiano terminan en vocal. Y esto muchas veces me hace pensar que puedo “empezare a hablare en italiano agregando una e al finale”, pero en realidad la mayoría de las veces es una italianización del español.

El sistema de enseñanza de Duolingo me parece muy ingenioso. Mis primeras lecciones eran sobre aprender palabras sencillas como gatto (gato) y latte (leche), para después, de manera muy natural, empezar a formar frases más complejas como i miei gatti bevono latte (mis gatos beben leche), esta frase fue por cierto, una de las primeras frases en italiano que aprendí.

Justo cuando terminaba el día 100 me enteraba que según los cálculos de Duolingo, ahora puedo leer el 54.3% de los textos en italiano, es una estadística que me impresionó bastante para ser un estudio “informal” al cual le dedico cerca de 10 minutos al día. El sistema de Duolingo es muy inteligente, es difícil explicarlo pero se podría decir que Duolingo te obliga a tener aciertos de tal manera que te mantiene siempre interesado en seguir aprendiendo. Una vez que aprendes una nueva palabra no te la pregunta de nuevo segundos después (Duolingo sabe que sabes dicha palabra) pero tampoco se espera a que se te haya olvidado, te la pregunta en el momento justo en el que por poco la olvidas, al recordarla satisfactoriamente se queda grabada en la memoria quizás no tanto por el significado de la palabra sino por el buen recuerdo de haber recordado algo que casi olvidas.

Aun así, debo mencionar que siempre he tenido mis dudas sobre qué tan efectivo es aprender un nuevo lenguaje vía online, por una parte me parece bastante cómodo aprender desde casa sin que tener que ir a una aula, pero al mismo tiempo siempre tengo la sensación de que quizás no le estoy dando la suficiente seriedad y formalidad a algo tan complicado como lo es aprender un lenguaje nuevo…

Empezar a aprender un nuevo lenguaje vía online no es fácil, es algo que demanda una gran disciplina. No tiene sentido empezar a aprender solo para dejar de practicar días o semanas después. Supongo que esto le ha pasado a cualquiera que inicie a aprender un nuevo lenguaje.

“Por causas especiales no completaré mi sesión de Chino el día de hoy.”

“Estoy muy cansado el día de hoy… Pero mañana haré el doble de las lecciones.”

Por experiencia propia, cuando me veo a mi mismo pensando en frases como las anteriores, ya sea aprendiendo un nuevo lenguaje o cualquier otra habilidad, sé que hasta ahí habrá llegado mi aprendizaje y que meses después recordaré solo aquellas palabras o conceptos que por algún momento me fascinaron. Estoy seguro de que en la memoria de muchos de nosotros vagan frases y palabras dispersas de aquellos lenguajes que alguna vez admiramos de manera obsesiva, por un corto tiempo.

Espero seguir aprendiendo este lenguaje y escribir el próximo artículo que se llamará “365 días en Duolingo”. Sigueme en https://www.duolingo.com/adelriosantiago.

Arrivederci! (Pronunciado “arrivederchi”, significa “Hasta pronto!”)

spa 01 2015

100 días en Duolingo

El día de ayer completé mis primeros 100 dias seguidos de mi clase online de Italiano en Duolingo el sitio web para aprender, de manera gratuita, nuevos lenguajes. Debo mencionar que estoy bastante contento con lo que he aprendido, he mejorado bastante mi italiano. Algo que noté es que, si bien es cierto que el italiano se parece mucho al español (intenta escuchar un video en Italiano en YouTube y verás a que me refiero), empezar a hablar y a comunicarte con otras personas resulta bastante difícil.

En especial me resulta difícil no saber si una palabra realmente existe en italiano o si simplemente parece que está en italiano. Muchas palabras del español las puedes encontrar en italiano con solo agregar una vocal al final. Cerca del 98% de las palabras en italiano terminan en vocal. Y esto muchas veces me hace pensar que puedo “empezare a hablare en italiano agregando una e al finale”, pero en realidad la mayoría de las veces es una italianización del español.

El sistema de enseñanza de Duolingo me parece muy ingenioso. Mis primeras lecciones eran sobre aprender palabras sencillas como gatto (gato) y latte (leche), para después, de manera muy natural, empezar a formar frases más complejas como i miei gatti bevono latte (mis gatos beben leche), esta frase fue por cierto, una de las primeras frases en italiano que aprendí.

Justo cuando terminaba el día 100 me enteraba que según los cálculos de Duolingo, ahora puedo leer el 54.3% de los textos en italiano, es una estadística que me impresionó bastante para ser un estudio “informal” al cual le dedico cerca de 10 minutos al día. El sistema de Duolingo es muy inteligente, es difícil explicarlo pero se podría decir que Duolingo te obliga a tener aciertos de tal manera que te mantiene siempre interesado en seguir aprendiendo. Una vez que aprendes una nueva palabra no te la pregunta de nuevo segundos después (Duolingo sabe que sabes dicha palabra) pero tampoco se espera a que se te haya olvidado, te la pregunta en el momento justo en el que por poco la olvidas, al recordarla satisfactoriamente se queda grabada en la memoria quizás no tanto por el significado de la palabra sino por el buen recuerdo de haber recordado algo que casi olvidas.

Aun así, debo mencionar que siempre he tenido mis dudas sobre qué tan efectivo es aprender un nuevo lenguaje vía online, por una parte me parece bastante cómodo aprender desde casa sin que tener que ir a una aula, pero al mismo tiempo siempre tengo la sensación de que quizás no le estoy dando la suficiente seriedad y formalidad a algo tan complicado como lo es aprender un lenguaje nuevo…

Empezar a aprender un nuevo lenguaje vía online no es fácil, es algo que demanda una gran disciplina. No tiene sentido empezar a aprender solo para dejar de practicar días o semanas después. Supongo que esto le ha pasado a cualquiera que inicie a aprender un nuevo lenguaje.

“Por causas especiales no completaré mi sesión de Chino el día de hoy.”

“Estoy muy cansado el día de hoy… Pero mañana haré el doble de las lecciones.”

Por experiencia propia, cuando me veo a mi mismo pensando en frases como las anteriores, ya sea aprendiendo un nuevo lenguaje o cualquier otra habilidad, sé que hasta ahí habrá llegado mi aprendizaje y que meses después recordaré solo aquellas palabras o conceptos que por algún momento me fascinaron. Estoy seguro de que en la memoria de muchos de nosotros vagan frases y palabras dispersas de aquellos lenguajes que alguna vez admiramos de manera obsesiva, por un corto tiempo.

Espero seguir aprendiendo este lenguaje y escribir el próximo artículo que se llamará “365 días en Duolingo”. Sigueme en https://www.duolingo.com/adelriosantiago.

Arrivederci! (Pronunciado “arrivederchi”, significa “Hasta pronto!”)

spa 01 2015

100 días en Duolingo

El día de ayer completé mis primeros 100 dias seguidos de mi clase online de Italiano en Duolingo el sitio web para aprender, de manera gratuita, nuevos lenguajes. Debo mencionar que estoy bastante contento con lo que he aprendido, he mejorado bastante mi italiano. Algo que noté es que, si bien es cierto que el italiano se parece mucho al español (intenta escuchar un video en Italiano en YouTube y verás a que me refiero), empezar a hablar y a comunicarte con otras personas resulta bastante difícil.

En especial me resulta difícil no saber si una palabra realmente existe en italiano o si simplemente parece que está en italiano. Muchas palabras del español las puedes encontrar en italiano con solo agregar una vocal al final. Cerca del 98% de las palabras en italiano terminan en vocal. Y esto muchas veces me hace pensar que puedo “empezare a hablare en italiano agregando una e al finale”, pero en realidad la mayoría de las veces es una italianización del español.

El sistema de enseñanza de Duolingo me parece muy ingenioso. Mis primeras lecciones eran sobre aprender palabras sencillas como gatto (gato) y latte (leche), para después, de manera muy natural, empezar a formar frases más complejas como i miei gatti bevono latte (mis gatos beben leche), esta frase fue por cierto, una de las primeras frases en italiano que aprendí.

Justo cuando terminaba el día 100 me enteraba que según los cálculos de Duolingo, ahora puedo leer el 54.3% de los textos en italiano, es una estadística que me impresionó bastante para ser un estudio “informal” al cual le dedico cerca de 10 minutos al día. El sistema de Duolingo es muy inteligente, es difícil explicarlo pero se podría decir que Duolingo te obliga a tener aciertos de tal manera que te mantiene siempre interesado en seguir aprendiendo. Una vez que aprendes una nueva palabra no te la pregunta de nuevo segundos después (Duolingo sabe que sabes dicha palabra) pero tampoco se espera a que se te haya olvidado, te la pregunta en el momento justo en el que por poco la olvidas, al recordarla satisfactoriamente se queda grabada en la memoria quizás no tanto por el significado de la palabra sino por el buen recuerdo de haber recordado algo que casi olvidas.

Aun así, debo mencionar que siempre he tenido mis dudas sobre qué tan efectivo es aprender un nuevo lenguaje vía online, por una parte me parece bastante cómodo aprender desde casa sin que tener que ir a una aula, pero al mismo tiempo siempre tengo la sensación de que quizás no le estoy dando la suficiente seriedad y formalidad a algo tan complicado como lo es aprender un lenguaje nuevo…

Empezar a aprender un nuevo lenguaje vía online no es fácil, es algo que demanda una gran disciplina. No tiene sentido empezar a aprender solo para dejar de practicar días o semanas después. Supongo que esto le ha pasado a cualquiera que inicie a aprender un nuevo lenguaje.

“Por causas especiales no completaré mi sesión de Chino el día de hoy.”

“Estoy muy cansado el día de hoy… Pero mañana haré el doble de las lecciones.”

Por experiencia propia, cuando me veo a mi mismo pensando en frases como las anteriores, ya sea aprendiendo un nuevo lenguaje o cualquier otra habilidad, sé que hasta ahí habrá llegado mi aprendizaje y que meses después recordaré solo aquellas palabras o conceptos que por algún momento me fascinaron. Estoy seguro de que en la memoria de muchos de nosotros vagan frases y palabras dispersas de aquellos lenguajes que alguna vez admiramos de manera obsesiva, por un corto tiempo.

Espero seguir aprendiendo este lenguaje y escribir el próximo artículo que se llamará “365 días en Duolingo”. Sigueme en https://www.duolingo.com/adelriosantiago.

Arrivederci! (Pronunciado “arrivederchi”, significa “Hasta pronto!”)

spa 01 2015

100 días en Duolingo

Update del día 04/Junio/2019: Duolingo se ha convertido en un hábito, quizas uno de los hábitos mas fuertes que he tenido. Mi streak al momento de escribir esto es de 1548 días:

El día de ayer completé mis primeros 100 dias seguidos de mi clase online de Italiano en Duolingo el sitio web para aprender, de manera gratuita, nuevos lenguajes. Debo mencionar que estoy bastante contento con lo que he aprendido, he mejorado bastante mi italiano. Algo que noté es que, si bien es cierto que el italiano se parece mucho al español (intenta escuchar un video en Italiano en YouTube y verás a que me refiero), empezar a hablar y a comunicarte con otras personas resulta bastante difícil.

En especial me resulta difícil no saber si una palabra realmente existe en italiano o si simplemente parece que está en italiano. Muchas palabras del español las puedes encontrar en italiano con solo agregar una vocal al final. Cerca del 98% de las palabras en italiano terminan en vocal. Y esto muchas veces me hace pensar que puedo “empezare a hablare en italiano agregando una e al finale”, pero en realidad la mayoría de las veces es una italianización del español.

El sistema de enseñanza de Duolingo me parece muy ingenioso. Mis primeras lecciones eran sobre aprender palabras sencillas como gatto (gato) y latte (leche), para después, de manera muy natural, empezar a formar frases más complejas como i miei gatti bevono latte (mis gatos beben leche), esta frase fue por cierto, una de las primeras frases en italiano que aprendí.

Justo cuando terminaba el día 100 me enteraba que según los cálculos de Duolingo, ahora puedo leer el 54.3% de los textos en italiano, es una estadística que me impresionó bastante para ser un estudio “informal” al cual le dedico cerca de 10 minutos al día. El sistema de Duolingo es muy inteligente, es difícil explicarlo pero se podría decir que Duolingo te obliga a tener aciertos de tal manera que te mantiene siempre interesado en seguir aprendiendo. Una vez que aprendes una nueva palabra no te la pregunta de nuevo segundos después (Duolingo sabe que sabes dicha palabra) pero tampoco se espera a que se te haya olvidado, te la pregunta en el momento justo en el que por poco la olvidas, al recordarla satisfactoriamente se queda grabada en la memoria quizás no tanto por el significado de la palabra sino por el buen recuerdo de haber recordado algo que casi olvidas.

Aun así, debo mencionar que siempre he tenido mis dudas sobre qué tan efectivo es aprender un nuevo lenguaje vía online, por una parte me parece bastante cómodo aprender desde casa sin que tener que ir a una aula, pero al mismo tiempo siempre tengo la sensación de que quizás no le estoy dando la suficiente seriedad y formalidad a algo tan complicado como lo es aprender un lenguaje nuevo…

Empezar a aprender un nuevo lenguaje vía online no es fácil, es algo que demanda una gran disciplina. No tiene sentido empezar a aprender solo para dejar de practicar días o semanas después. Supongo que esto le ha pasado a cualquiera que inicie a aprender un nuevo lenguaje.

“Por causas especiales no completaré mi sesión de Chino el día de hoy.”

“Estoy muy cansado el día de hoy… Pero mañana haré el doble de las lecciones.”

Por experiencia propia, cuando me veo a mi mismo pensando en frases como las anteriores, ya sea aprendiendo un nuevo lenguaje o cualquier otra habilidad, sé que hasta ahí habrá llegado mi aprendizaje y que meses después recordaré solo aquellas palabras o conceptos que por algún momento me fascinaron. Estoy seguro de que en la memoria de muchos de nosotros vagan frases y palabras dispersas de aquellos lenguajes que alguna vez admiramos de manera obsesiva, por un corto tiempo.

Espero seguir aprendiendo este lenguaje y escribir el próximo artículo que se llamará “365 días en Duolingo”. Sigueme en https://www.duolingo.com/adelriosantiago.

Arrivederci! (Pronunciado “arrivederchi”, significa “Hasta pronto!”)